La Gran Belleza

DO/ DESIGN. Why beauty is key to everything es uno de esos libros que nada más empezarlo sabes que lo volverás a empezar más veces. Releer es, sin duda, la mejor declaración de agradecimiento a un autor.

Un libro muy especial, de Alan Moore, publicado en Mayo 2016 por Do Books. Es una oda a la excelencia en el proceso creativo. Una oda a la continua búsqueda de la calidad en las creaciones. Una oda a la importancia de la experiencia sobre el producto o servicio. Una oda a la simplicidad, a la utilidad y a la honestidad como principales guías en el diseño.

Alan Moore nos define como seres creativos. Seres que no dejamos de crear. Un proceso, el de creación, en el que ha de realizarse una búsqueda de las mejores razones para crear. Según Moore, las personas vinculamos belleza a lo exclusivo, al lujo. Su manifiesto va mucho más allá. Asegura que la belleza es la clave para crear mejor, para crear con más honestidad, para crear con más utilidad y con ello, conseguir una aportación real al mundo. 

La belleza es el argumento que trasciende al creador y por tanto el que hace que una creación perdure o no.

La importancia del Qué se crea es relativa. Importan tanto o más el Cómo y el Por qué. 

Me gusta el libro. Me gusta y mucho. Habla de cosas que otros ya han hablado. Pero con una diferencia esencial: Cambia el enfoque. Probablemente cambia el Por qué. Premios Nobel, Filósofos, Científicos, Fotógrafos… la creación es ubicua y la trascendencia de la belleza en cada uno de los procesos de creación también lo es.

La Gran Belleza como clave de todo. Ya sean Bosones y fermiones en la teoría de la Supersimetría o la importancia de la distancia entre observador y objeto relacionándola con la profundidad de campo… En este entorno es lo de menos. Sebastião Salgado o Muhammad Ali, no importa el qué tanto como el por qué.

Lo que permanece a lo largo del discurso de Moore es que las experiencias (en sí mismas o vinculadas a un producto o servicios) si son bellas, simples e intuitivas generan productos memorables y únicos y, por tanto, muy aceptados por tus usuarios.

Este proceso creativo cambia el paradigma de la creación. Cambia el papel del Negocio. El negocio deja de ser el objetivo y se convierte en la consecuencia.  El objetivo es el diseño entendido como un Por Qué. Un objetivo que auna simplicidad, utilidad y honestidad. Un objetivo que se manifiesta en la actualidad con casos de éxito tan claros como Apple donde la búsqueda por la excelencia en el diseño basada en estos pilares ha dado paso a una consecuencia clara: Apple es una de las compañías con más valor en el mercado. Una compañía que hace años fue capaz de entender el Por Qué y así crear el presente que hoy vivimos.

En el fondo todo sigue el mismo proceso. Un proceso que queda patente en una de las frases de Elle Luna “I dream my painting, then I paint my dream.”

Somos seres creativos. Seres que no paramos de crear y, por tanto, de soñar.

 

Fotografía ochoytres.com