UX en la era del IoT

UX en la era del IoT

UX en la era del IoT

Nuevas tecnologías, nuevos métodos. El Internet de las cosas (IoT), está creciendo a pasos agigantados, situación que está abriendo oportunidades muy interesantes.

Sensores que generan datos. Datos que requieren almacenamiento. Almacenamiento que requiere seguridad. Todo ello tiene sentido si existe un análisis que genere conocimiento con el fin de aportar valor. Pero, ¿Alguien se ha parado a pensar en la experiencia de usuario al interactuar con todo lo que rodea a IoT? ¿Dónde empieza el diseño UX para IoT?

Es clave para el éxito del IoT que la experiencia de usuario sea óptima. Las “cosas” que conforman este nuevo escenario forman parte de los datos y la tecnología. Es necesario tener en cuenta el diseño UX de cada uno de los actores.

Los smartwatches —Pebble, Android, y Apple watches, Fitbit, Jawbone, Basis bands,…— nos permiten monitorizar nuestra actividad hasta límites insospechados. Los coches inteligentes son una realidad y, en breve, serán un standard en el mercado y la tendencia es al crecimiento cuanti y cuali de sensores que interactúen con el medio que los rodea y aporte un confort y experiencia que llegue a niveles de ciencia ficción. Google y Apple ya se han unido a la carrera por el coche del futuro.

El IoT promete mejorar nuestra calidad de vida, aportando información objetiva que nos dé pistas sobre cómo debemos actuar para mejorar procesos esenciales en nuestro día a día. Es una realidad que formará parte activa en nuestras vidas y su crecimiento en los próximos años es un hecho por lo que las marcas deben apostar en su estrategia de diseño UX de cara a posicionarse como una opción de valor para sus públicos.

El desarrollo de “cosas” inteligentes debe aportar un escenario de investigación enfocado a un diseño inteligente que permita crear universos usables en forma de experiencias atractivas.

La discusión parte de la importancia de proponer un  planteamiento correcto en el ámbito de diseño e implementación del IoT. Las tecnologías relacionadas con IoT deben ser muy persuasivas dada su elevada carga de invasividad que puede hacer que mucha gente sea reticente a su uso.La legislación no es capaz de absorber la velocidad de crecimiento de IoT y por tanto la privacidad y la seguridad son dos áreas en auge y cuya importancia en los próximos años será clave.

Un enfoque centrado en el usuario puede ayudar a asegurar la comunicación al usuario tanto del potencial como del riesgo de estas tecnologías emergentes. La investigación en el campo de la Experiencia de Usuario UX, puede ayudar a los diseñadores UX a entender mejor el contexto y la percepción por parte del usuario del IoT y “educar” a los usuarios en estas realidades. UX es el eslabón que une las “cosas” del IoT y el usuario.

Antes de conocer el UX como lo conocemos hoy, el foco se ponía en disciplinas que hoy forman parte del UX, en particular el Factor Humano y la Ergonomía, que nacieron “ajenos” a la tecnología.

El gurú del UX, Don Norman, publicó en 1988 el “The Design of Everyday Things” donde presentaba una matriz sobre el diseño centrado en usuario de objetos dispares, desde teteras hasta interfaces de ordenadores.

En la actualidad, el ciclo que conforma el feedback entre usuario final y diseñador es continuo y con una cadencia de tiempo mínima lo que permite llegar a niveles de UX muy altos.  En la actualidad los productos pueden ser testados, rediseñados y redistribuidos en cuestión de semanas, días e incluso horas, cuando hace unos años, las “teteras” tenían un ciclo de meses e incluso años para conseguir niveles de UX altos.

No hay duda, estamos en un momento de la historia donde prima la inmediatez de casi todo.

Fuente: http://www.thoughtworks.com/insights/blog/ux-in-the-era-of-iot